Georges Braque

Publicado por el 9 Sep. 2014 en Arte, Blog, Museos, Pintura

Georges Braque

Este fin de semana he tenido la oportunidad de visitar el Guggenheim de Bilbao. Hacía años que no iba, y francamente lo echaba de menos, tengo grandes recuerdos y maravillosas experiencias vividas entre las paredes diseñadas por Gehry. Por desgracia sólo tenían un par de exposiciones. Algunas obras de la exposición permanente en la planta baja, y una exposición monográfica sobre Georges Braque. Francamente en un primer momento no me apeteció nada verla, al fin y al cabo es un autor que a estas alturas podríamos clasificar de clásico y yo tenía ganas de ver algo más moderno, pero al final me decidí por entrar y redescubrir la obra de uno de los pintores franceses más relevantes de todos los tiempos. La exposición es de primerísima categoría, como casi todo lo que se expone en el Guggenheim. La entrada es cara (11€ ya que una de las plantas, la tercera, estaba cerrada) pero en la línea de los grandes museos españoles. Por desgracia en el Guggenheim está prohibido hacer fotografías, algo que desde aquí no nos cansamos de criticar. Braque y el Fauvismo La exposición sobre Braque estaba fantásticamente bien organizada y diseñada, y mientras la iba recorriendo tenía cada vez más claro que era perfecta para escribir un artículo sobre ella. En 2013 se cumplían 50 años de la muerte del autor (1882-1963) y eso constituía una excusa perfecta para revisitarle. De familia de artistas, ya desde pequeño se entrenó en disciplinas pictóricas, y tuvo la oportunidad de conocer a grandes autores como Francis Picabia. Sus primeras obras son propias del aprendizaje, pero enseguida se siente poderosamente atraído por el fauvismo. Sus primeras obras relevantes dentro del estilo fauvista guardan grandes influencias de tres nombres propios: Derain, Matisse y Cezanne, este último por las formas toscas y duras, los dos primeros por el uso arbitrario del color y la separación del color. Conocía las obras fauvistas de Braque por verlas en fotografías, pero nunca las había visto en directo. Lo primero que me llamó la atención es la potencia del color. Esto me desconcertó, ya que la imagen que uno se hace de las obras de Braque es de un uso obsesivo de tonos grises y ocres. Luego explicaremos por qué es así, pero en este punto el color era todo vida y potencia. Lo segundo que me llamó la atención, es que si alguien me hubiese preguntado, habría afirmado con una cierta seguridad que las obras eran de Derain. Efectivamente ya aparecía el que para mí es el mayor defecto de Braque, y es que parece que sus obras siempre “respiran” demasiado el aroma de otros autores. Braque había elegido un lenguaje, el favista, y se expresaba a través de él, con unos resultados brillantes, sin duda, pero carentes de personalidad, carentes de autoría. Estamos hablando de obras de 1906 y 1907. En la exposición se podía ver una...

Leer Más »

De Museos: Museo Arqueológico Nacional de Madrid (MAN)

Publicado por el 4 Jul. 2014 en Arte, Blog, Museos

De Museos: Museo Arqueológico Nacional de Madrid (MAN)

Inauguramos nueva línea de artículos, en este caso vamos a hablar de museos, y nuestra primera visita es al Museo Arqueológico Nacional de Madrid (MAN). Se trata de uno de los Museos Arqueológicos más relevantes a nivel mundial por la excepcional categoría de su colección, que atesora piezas pertenecientes al Patrimonio Nacional. Se inauguró en 1871 por Amadeo I de Saboya, y desde entonces ha sido protagonista de robos, cambios de sede, escisiones de su colección, y un sinfín de acontecimientos, hasta que en el año 2008 comenzara una completa renovación que se culminaría por fin entre los años 2013 y 2014. El Museo Arqueológico Nacional En la actualidad el Museo Arqueológico Nacional está en la Castellana, en el Palacio de Biblioteca y Museos Nacionales de Madrid, compartiendo espacio con la Biblioteca Nacional, de categoría similar o incluso mejor que el propio Arqueológico. Vamos a echar un ojo, a ver qué nos encontramos. Desde el primer momento las sensaciones que transmite el Arqueológico son excelentes. Una gran calidad, al nivel de los mejores museos del mundo, da la bienvenida al visitante desde el primer momento. La entrada al museo se hace desde la parte trasera del edificio, donde está ubicado el hall de entrada con los típicos serivicios de un museo, esto es, tienda, serivicio de guardarropa, etc. El coste de la entrada es sumamente barato, tan sólo 3€. La duración de la visita oscila mucho, pero podemos hablar de que con entre una hora y media y dos horas, la mayor parte de los visitantes quedarán satisfechos. Qué nos vamos a encontrar Una vez en el interior, el recorrido es totalmente pedagógico. Me gustaría detenerme en este punto para hacer una pequeña reflexión sobre qué factores debe considerar un museo a la hora de preparar sus exposiciones. El primero y más importante es lógicamente mostrar su colección, pero en el caso que nos ocupa, la colección es tan inmensamente grande que apenas se puede mostrar una pequeña porción del total. El segundo valor que se debe tener en cuenta es el tipo de museo. En este caso y siendo un museo arqueológico, las colecciones se agrupan principalmente por su periodo histórico. El tercer valor lo encontramos en el enfoque expositivo, es decir, qué pretendemos conseguir al mostrar las piezas. Podemos optar por un enfoque pedagógico para un público masivo, podemos optar por un enfoque más espectacular creando una especie de museo-show, podemos optar por un enfoque más interactivo… Este punto es muy importante, porque un enfoque muy específico puede dificultar la opción de mostrar piezas que tal vez no encajen en él. El Museo Arqueológico Nacional lo resuelve con maestría, y da una gran importancia al enfoque más puramente pedagógico, pero mostrando de forma brillante las obras más importantes de sus fondos e integrándolas en el contexto general del Museo. Como veníamos diciendo, el museo muestra sólo una pequeña parte de sus...

Leer Más »

H. R. Giger

Publicado por el 17 May. 2014 en Arte, Blog, Películas

H. R. Giger

Esta semana moría, con 74 años, Hans Ruedi Giger, artista de nacionalidad suiza, conocido especialmente por su trabajo en los diseños de Alien, el Octavo Pasajero. Me ha parecido un tema fantástico para escribir un artículo, porque aúna un montón de temas que realmente me interesan: Arte, diseño, tal vez no diseño gráfico, pero sí diseño en el sentido literal de la palabra (arte aplicado a necesidades creativas de terceros) cierto regustillo por lo friki y lo ciberpunk. Existen muchísimos artículos en internet sobre H. R. Giger, pero me parece especialmente recomendable éste de Jot Down, creo que es lo mejor que he encontrado por la red sobre Giger y muchas ideas sobre él las he sacado del artículo. No es mi intención escribir lo que ya han escrito ellos, me interesa más una brevísima reflexión sobre lo que aportó Giger. El sito que ocupaba H. R. Giger El mercado tradicional del arte tiene una larga tradición y sigue, digamos, un recorrido más o menos lineal. Los artistas que encajan en los diferentes estereotipos de este tipo de mercado pasan a ser llamados artistas, y sus obras pasan a ser vendidas en salas de exposiciones, etc. Sin embargo existen muchísimas otras formas de expresión artística y plástica, que por no encajar en estos, llamémosles, estándares, no tienen cabida en las salas de exposiciones o en los museos, y reciben un tácito desprecio por cierto sector esnob que puebla a sus anchas por tan selectos escenarios. En esas categorías encontramos estilos completos de expresión plástica, como la ilustración, el mundo del cómic, ciertos tipos de teatro, ciertos tipos de música… Son los patitas feos. Sin embargo de vez en cuando, en este mundo de patitos feos, por casualidad o por las circunstancias, a veces sale un cisne. Lo que el mercado del arte no está dispuesto a tolerar, porque no entra en sus cortas miras, otros ámbitos, que hoy por hoy son los verdaderos focos de creación artística, los acogen con los brazos abiertos. Aquí es donde entran el cine, la televisión, los videojuegos, la decoración o el diseño gráfico. Son sectores que tienen una enorme demanda de material artístico, de formas diferentes de ver el mundo, de paisajes imposibles, de criaturas increíbles o de ideas extrañas. El diseñador de pesadillas Sería absurdo intentar acotar a Giger a una taxonomía, no tiene ningún sentido. Se trata principalmente de un ilustrador figurativo que crea mundos imaginarios, razón por la cual hay quien le llama surrealista. Bueno, tal vez, no se. Sus ilustraciones son oscuras, y maneja de forma genial una nutrida paleta de formas orgánicas de todo tipo, que mezcla con elementos mecánicos y tecnológicos. Esta estética está muy cerca de lo que llamamos CiberPunk, estilo muy explotado en las décadas de los 70 y 80, con autores como Gibson, autor de Neuromante, o Philip C. Clark, autor de ¿Sueñan los androides con ovejas...

Leer Más »

Piero Manzoni, ¿arte o burla?

Publicado por el 10 May. 2014 en Arte, Blog

Piero Manzoni, ¿arte o burla?

Tengo la suerte de que muchos de mis amigos son ingenieros. Ojo porque yo no llamo ingeniero tanto a la persona que tiene una ingeniería reglada, que hoy por hoy tiene cualquier hijo de vecino, sino a la persona que piensa como tal, tenga o no la titulación. Es una forma de pensar racional, basada en datos y en argumentaciones lógicas, que por lo general no toleran argumentos que no se puedan justificar mediante datos. Hablar con personas que tienen esta forma de pensar y de ser resulta un verdadero desafío, y te obligan a aumentar el ritmo de proceso de tu cerebro de una forma tremenda para poder estar a la altura de la conversación. Los resultados de aprender los patrones de pensamiento necesarios para poder comunicarte con este tipo de personas son tremendamente positivos, pues es una forma de pensar tremendamente práctica y eficaz en el día a día. El problema es que a veces uno, que ya no tiene la cabeza para estas lides sino para pensar en cosas mucho más mundanas, a veces se distrae en medio de la conversación (esto supone casi con total seguridad “perder” en el duelo verbal). Hace unas semanas, en una (acalorada) cena/discusión con mis amigos mi mente llegó al punto de saturación e inmediatamente voló hacia los rincones de mi memoria, donde encontró a un artista que era de lo más singular. Era un artista que mezclaba la lógica más correcta, en el sentido literal de la palabra, con las ideas más extravagantes y absurdas. Y de repente me encontré con que tenía la mente totalmente bloqueada y no podía recordar su nombre. Por suerte al hablar al día siguiente con mi hermano, que tiene una especie de biblioteca de artistas grabada en el cerebro, el nombre salió casi por casualidad, y en aquel momento me propuse escribir un artículo sobre el artista, que no es otro que el gran Piero Manzoni. Arte Conceptual No es intención de este artículo hacer un biográfico sobre Piero Manzoni. Si os interesa, podéis leer su biografía, por ejemplo aquí. Lo que realmente me interesa es más bien reflexionar un poco por encima sobre su figura, que es una de las más curiosas que yo recuerdo dentro de la historia del arte. Por ubicarnos un poco, estamos en los años 30 cuando nace, y ya desde pequeño sentía atracción por el arte, pintando paisajes, a su hermana, etc. Cuando realmente Manzoni empieza a desarrollar obra relevante, es en la década de los 50. Es un momento artístico muy agitado. Estamos en plena modernidad. Los impresionistas dieron lugar a los postimpresionistas, que a su vez dieron lugar al cubismo, la abstracción, el surrealismo y los nuevos realismos. Y en esta tercera generación, por decirlo de alguna manera, aparecen un montón de movimientos entre los que se encuentra el Arte Conceptual, heredero de múltiples ideas y tendencias,...

Leer Más »